Señora Cifuentes, por favor hagamos bien los deberes en la Comunidad de Madrid

Eva Bailén

Carta abierta a la Presidenta de la Comunidad de Madrid, doña Cristina Cifuentes

Madrid 09 de mayo de 2016

Apreciada Señora Cifuentes:

Seguro que no es ajena a las numerosas noticias en los medios de comunicación alertando sobre el exceso de tareas que tienen los niños españoles. Los deberes escolares se han convertido en una fuente de estrés para muchos niños, niñas y familias. La OMS alertaba hace unos meses del nocivo efecto que el excesivo nivel de exigencia en los centros españoles tiene en la salud y el bienestar de los alumnos. Por otra parte, tanta exigencia no tiene las recompensas que cabría esperar, y España se sitúa año tras año en las peores posiciones de los resultados en las pruebas PISA.

Soy madre de tres niños escolarizados en centros públicos madrileños. Hace ya más de diez años que somos por tanto usuarios del sistema público educativo de nuestra Comunidad Autónoma, Madrid. Con el paso de los años he ido observando que los deberes que traían mis hijos nos hacían perder momentos únicos de la infancia, generaban conflictos, tensión, nos impedían planear un fin de semana, un puente, no nos dejaban libertad de acción como familia. Y lo peor de todo, es que muchos de esos deberes ni siquiera proporcionaban aprendizajes significativos. Es duro reconocerlo, pero los niños sintomatizan los efectos de los deberes abusivos de una manera muy similar a cuando sufren acoso escolar: dolores de cabeza, problemas para dormir, ansiedad, aversión a la escuela.

No hay ninguna ley que diga que los deberes escolares son obligatorios, no se mencionan en la actual LOMCE como no se mencionaban en las leyes anteriores. Sin embargo, aplicar metodologías activas que proporcionen aprendizajes duraderos sí que es obligatorio, pero en más bien pocos casos se innova en las aulas de los colegios madrileños. La carencia de estas metodologías lleva a la aparición de los deberes abusivos. En muchas ocasiones, los libros de texto marcan el ritmo de las clases, y los numerosos deberes en ellos propuestos llenan tardes, noches, fines de semana y vacaciones. Tampoco hay ninguna ley que diga que los niños tengan que practicar y practicar para las pruebas diagnósticas de tercero y sexto, y sin embargo, con el objetivo de sacar unos buenos resultados en dichos exámenes, en aquellos ambientes más competitivos, los niños se ven una vez más sobrecargados de deberes por esta razón.

La Comunidad de Madrid ha destacado en ocasiones anteriores por apostar por cambios educativos importantes, como fue el caso del bilingüismo. Estamos ahora ante un momento especial en el que nuestra Comunidad Autónoma podría de nuevo marcar un hito en la educación pública, promoviendo la racionalización de los deberes que desde marzo de 2015 más de 208.000 personas pedimos en www.change.org/losdeberesjustos.

Mientras a nivel nacional se sigue hablando de la necesidad de alcanzar un pacto educativo, en nuestra Comunidad podríamos liderar ese pacto, sirviendo de ejemplo al resto de nuestro país, sentando las bases de un acuerdo que promueva la innovación educativa y con ella la racionalización de los deberes. Es importante que el cambio educativo llegue cuanto antes, y un buen comienzo es moderar de manera efectiva la carga de deberes y horas de estudio que nuestros niños y jóvenes tienen actualmente. El día 12 se va a presentar una PNL por la racionalización de los deberes en la Comisión de Educación de la Asamblea de Madrid. Si esta PNL lograra salir adelante, sería un buen comienzo para avanzar, ya no solo en la limitación de las cargas escolares fuera del horario lectivo, sino también de cara a lograr el consenso que necesitamos para alcanzar el Pacto Educativo.

Tenemos estupendos profesionales de la educación deseosos de llevar a cabo este cambio, de innovar en sus aulas y liberar a los niños de la pesada carga que suponen los deberes. Pero necesitamos el acuerdo de toda la comunidad educativa y el empujón definitivo para dar el paso que mejorará la educación madrileña y la calidad de vida de las familias y los niños de nuestra Comunidad Autónoma. No dejemos pasar esta oportunidad, no todos los días surgen iniciativas como la que se va a presentar el día 12, por favor pongámonos de acuerdo y comencemos a trabajar en ello.