Bienvenidos

Nos presentamos

Y ¿qué es lo que se cuenta en esta parte? ¿Quién soy si a cada rato soy diferente? ¿Qué cuento si cada paso que doy en mi vida es lo que me hace dar el próximo paso, siguiendo mi propio proceso?

Podría empezar diciendo que estudié Ingeniería Técnica Agrícola y al ver que mi cabeza siempre estaba en los niños y darme cuenta que el título es necesario, estudié Magisterio musical. Pero no creo que esto sea un currículum.

Podría comenzar diciendo que todo comenzó en el origen, cuando nací, o antes de nacer, cuando me pusieron de nombre Ainara, golondrina en euskera, y desde entonces como buena golondrina he estado de aquí para allá. Como dice mi ama; siempre me estoy yendo pero siempre estoy volviendo.

¿Y en qué momento comienza esto? Tal vez cuando bien pequeña los adultos decían a los niños,” Esto no lo puedes hacer porque eres pequeña” ”Esto no lo puedes entender porque son cosas de mayores” y yo pensaba que era capaz de hacerlo pero a mi tamaño y de entenderlo pero a mi manera, y pedí que nunca se me olvidara el sentimiento de ser niña, y creo que no lo olvidé.

Pero sin irnos tan lejos, hace más de diez años, cuando estaba convencida de que para cambiar todo lo que no me gustaba había que comenzar por la educación, y yo ya trabajaba con niños, comencé a buscar alternativas y cuál fue la sorpresa que en mi misma ciudad, Iruña, estaba Tximeleta. Ahí participé con ellos 2 años, cuando comenzaban con 5 niños y gracias a ellos me di cuenta que si se quiere otra educación hay que hacerla. Y también gracias a ellos conocí a Mauricio y Rebeca Wild, en una de sus visitas. Así que mi primer contacto con ellos fue en persona y recuerdo que al ver el vídeo del Pesta me quedé impactada, porque ellos habían hecho todo lo que yo intuía que se podía hacer.

Todo eso me llevó a seguir investigando, leyendo, haciendo cursos y viajando conociendo distintas iniciativas, tanto públicas como alternativas.

Un poco más adelante partí caminando, un camino que no sabía a donde me llevaba, ni cuanto duraba, ni cuál era su objetivo, y después de 3 meses de camino y muchas experiencias vividas, con aprendizajes bien profundos, llegué a Alavida en Madrid. Ese fue el final de mi camino de tres meses y también el fin de este camino (aunque hasta entonces no lo sabía), porque ahí vi, sentí y viví por primera vez, con esos niños y niñas, lo que había visto en el video, lo que tanto había leído y lo que buscaba; Un ambiente en el que los niños decidían qué querían hacer, donde querían estar, eran libres y felices. Así que con la satisfacción de haber encontrado lo que buscaba regresé a mi casa.

Después de varios meses reorganizando mi vida y ya con trabajo en un cole rural público, casa, etc. Me llamaron para ir a trabajar a Alavida, y aunque la decisión no fue fácil, para allí me fui. Recuerdo aquel tiempo lleno de aprendizajes, pero no fue muy largo ya que en unos meses en Alavida todo cambió, y yo volví a agarrar mi mochila y a caminar por el mundo.

Entre otros sitios estuve en Tipi Tapa en Granada, y de allí me fui al León Dormido en Ecuador, comunidad fundada por Mauricio y Rebeca Wild, después de que se cerró el Pesta. Fue maravilloso llegar al sitio del que tanto había oído, del que tanto había leído, el sitio que tenía idealizado. Y solo se puede agradecer la gran labor que han hecho allí Mauricio y Rebeca y toda la comunidad, tanto a nivel educativa, como de comunidad, salud y economía alternativa; un trabajo bien profundo y gran ejemplo.

A la vuelta de allí, regresé a la vieja Iruña y decidí probar qué era trabajar en un colegio público un poco más grande. Como experiencia fue muy interesante y me sirvió para darme cuenta que dentro del sistema también hay mucha gente que se cuestiona la educación, que quiere cambios, pero la realidad es que tal y como está montado, los cambios son  difíciles.

Y la vida da sorpresas y vueltas; ya que al año siguiente volví a Alavida donde trabajé 3 años. Tiempo precioso en el que cada día aprendí muchísimo de los niños, mis grandes maestros. Y eran ellos los que me daban las pistas de qué necesitaban, y ahí yo me di cuenta que para acompañar a los niños, necesitaba más herramientas. Buscando encontré la formación como guía Montessori y ahí me metí a formarme. Como quería conocer esta filosofía en profundidad hice las prácticas en México donde hay escuelas Montessori con gran trayectoria, y una vez allí y viendo todo lo que había viaje durante 6 meses viendo más de 20 escuelas, de las que aprendí un montón y como quería compartirlo comencé a escribir un blog.

A la vuelta trabajé otro año con niños de primaria y dando cursos a adultos, experiencia que me ha encantado, ya que  vivir el ambiente preparado y el aprendizaje con materiales, es una experiencia transformadora para cada uno de nosotros, y muy recomendable para todos los que trabajamos con niños.

Y este año, seguiré trasteando y buscando trasteadores por España, y dando toda la difusión que pueda por el blog, ya que aquí hay grandes profesionales haciendo grandes cambios. Seguiré con los cursos con adultos, seguiré elaborando materiales, seguiré investigando, etc…. Sobre todo, seguiré mi propio proceso y compartiré todo lo que pueda a través de trasteando en la escuela y aprenderlachispa.com

Y a partir de ahora todo son posibilidades, todo son potencialidades.