20 Formas de trabajar la competencia lectora

María Pérez

Fuente: https://www.flickr.com/

Fuente: https://www.flickr.com/

El Informe PISA es una prueba de ámbito internacional para valorar el nivel de desarrollo de tres competencias que se consideran básicas en el mundo actual: comprensión lectora, pensamiento matemático y pensamiento científico. Sé que hay gente muy crítica con este documento y las consecuencias competitivas del mismo. Puedo entenderlo, pero por la crítica a la evaluación de la compresión lectora que hace no paso, ya que la prueba mide exactamente eso: qué es capaz de entender ese joven con la información que se le da.

Dos ejemplos de una prueba de PISA:

Fuente: http://www.mecd.gob.es/

Fuente: http://www.mecd.gob.es/

Fuente: http://www.mecd.gob.es/

Fuente: http://www.mecd.gob.es/

No sé a vosotros, pero a mí me parece fundamental que las personas sean capaces de comprender un artículo con base científica sobre nutrición o la hipoteca que les va a encadenar de por vida… El problema es que en España, eso no lo llevamos muy bien. Y aquí es donde viene mi crítica: estamos usando los resultados de PISA mal. Hemos empezado antes lectoescritura, sólo para descubrir que era justo lo contrario lo que teníamos que hacer, y estamos pegados al libro y las fichas para mejorar la comprensión lectora, ¡cuándo el cerebro aprende haciendo en la vida real!

Así que ahí va un desafío: 20 formas de trabajar la competencia lectora en la vida real.

  1. La búsqueda del tesoro: nada como un mapa llego de enigmas y acertijos para aguzar el ingenio, trabajar en equipo, superar obstáculos…
  2. Seguir las instrucciones para montar algo: un juguete tipo Meccano, un electrodoméstico, dispositivos electrónicos, poner la lavadora, jugar a un nuevo juego de mesa, etc.
  3. Tener un amigo por carta: en la época de los emails, todavía tiene su encanto conocer a alguien de otro lugar y abrir el papel sellado sólo para nosotros. Internet está lleno de otros profesores con otros alumnos, ¡buscaos!
  4. Hacer proyectos: de cualquier tema. Diseño, históricos, de arte, de robótica, de impacto medioambiental… las posibilidades son infinitas.
  5. Seguir una receta de cocina: con todos sus “añada la harina” y sus “vierta el líquido sobre la mezcla anterior” y el no menos importante “agregar una pizca de sal”. Toda una oportunidad para equivocarse, aprender y saborear.
  6. Leer/escribir cómics: lo visual apoya lo escrito. Perfecto, ¡lo compramos!
  7. Utilizar el deporte como medio: observar las estrategias de grandes atletas o equipos, debatirlas, crear las nuestras propias.
  8. Jugar a videojuegos con historia: Zelda, Kingdom Hearts, Final Fantasy (el IX me encantó), todos tienen una trama y conversaciones que te dan información valiosa con la que trabajar si quieres ganar. Si además hay momentos en los que necesitas preguntar en los foros para poder pasar algún obstáculo, estamos añadiendo más interacción lectora y escritora.
  9. Escribir un diario: es increíblemente terapéutico ya que permite expresar emociones (pensamiento abstracto). Si el profesor quiere utilizarlo, además, como medio para llegar al alumno, puede encontrarse con interesantes sorpresas (min 1:36).
  10. A leer como buenos fans: ¿que lo que más les apasiona es lo que dicen One Direction o Messi? ¡Pues a por ellos! Van a saber hasta lo que piensan de cuál es la mejor forma de subir una escalera.
  11. Hacer teatro: además de ser estupendo para la dicción, memoria, expresión de las emociones, empatía y un millón de cosas, hay que entender lo que se está leyendo para interpretarlo bien.
  12. Crear un periódico: seleccionar las noticias más importantes, decidir formato, ponerles título, redactarlas… en resumen: hacer el mundo suyo.
  13. Crear un lenguaje secreto: ya sea por gestos, imágenes o sonidos. La creación de un nuevo método de comunicación exige controlar las diferentes categorías gramaticales para que la comunicación sea efectiva.
  14. Recuperar el Futurismo: poesía que dibuja, literalmente, ¿qué más se puede pedir?
  15. Comprar algo por Internet: hay que comparar características, precios… ¿ése es más barato? ¿Y si le sumamos los gastos de envío sigue siéndolo? Pero lo necesitamos para el martes, ¿llegará a tiempo? Y sigue… (Una variante de ésta actividad es Crear una tienda en la clase: con sus facturas, sus especificaciones, sus matemáticas para la vida… lo típico).
  16. Organizar un viaje: va en la línea de lo anterior, requiere coordinar diferentes actividades y tiempos, ver condiciones, etc.
  17. Hacer de guías en viajes y visitas: exige investigar sobre lo que se va a ver, preparárselo, recopilar anécdotas, buscar una forma de enganchar a los demás.
  18. Leer a niños más pequeños: al hacerlo no se sienten juzgados, descubren que pueden aportar algo a una persona que no puede hacerlo por sí misma, aumenta la sensibilidad por el bienestar del otro (ya que YO puedo enseñarle y ayudarle).
  19. Leer a un perro: sí, existe y funciona.
  20. Plantar un huerto: hay muchas cosas a tener en cuenta para cultivar un huerto y que éste dé frutos.

Estos son sólo 20 ejemplos, ¡seguro que con vuestras ideas hacemos la lista aún más grande!